Consejos para crear audioguías


Video explicativo

Échele un vistazo a este video tutorial de apenas 2 minutos y medio. Con él te harás una idea sobre el proceso. Después abordaremos otras preguntas que te pueden surgir en la creación de audioguías en AudioViator.




¿Qué título le doy a la audioguía?

Una vez tengas la idea sobre la audioguía, es preciso ponerla un título. Trata que sea lo más concreto posible. Ten en cuenta que siempre las audioguías se muestran con ese título y la ciudad o zona a la que pertenecen, por lo que no es muy útil introducir en el título la ciudad. Por ejemplo, sería una repetición titular una audioguía como: París en el siglo XV (París). Estaría mejor titular como: El arte en el siglo XV (París). De esta manera concretamos más sobre qué tratamos y no repetimos dos veces la ciudad.




¿Qué nombre pongo a los puntos?

Sigue las mismas directrices que con el título de la audioguía. Sé concreto y trata que no sea un título muy largo.




Los textos

Debes redactarlos de forma clara. Es muy útil escribirlos antes sobre un programa como Word, donde se vaya corrigiendo la ortografía a la vez que escribes.
Por favor, no copies artículos de internet ni textos de libros. Pero eso no significa que no puedas desarrollar una idea con toda la información encontrada. Eso sí está permitido. Cuando nos cuentan algo nos gusta, en general, que el interlocutor sea concreto, que nos lo cuente de lo general a lo particular.
Imagina qué le puede interesar al que está escuchando la audioguía. Muchas veces no interesa decir que algo es gótico flamígero de principios del Renacimiento, por ejemplo. Sino que es más provechoso decir que: es un gótico más tardío donde las figuras se hacen más complicadas y los artistas son capaces de hacerlo más complejo… etc.

Si ves que tienes que emplear palabras técnicas trata de explicarlas brevemente para que todo quede muy claro.
Por ejemplo: El cuadro adornaba el refectorio… éste era el lugar del monasterio que hacía de comedor de los monjes.

Es muy bueno también aderezar la explicación con alguna anécdota o hecho curioso.

Los puntos de interés no deberán ser más largos de media página o tres cuartos de página, sólo podrás prolongar un poco más en las introducciones. Un texto muy largo hará que dejen de prestar atención los que lo escuchan.

< Si hay alguna palabra en el texto que se pronunciara de manera distinta a como se escribe, utiliza nuestra notación especial entre corchetes y separadas por la barra vertical la palabra tal cuál es y la palabra tal cual se pronunciará en español. Es de esta forma:



[ Palabra | Palabra pronunciada ]


Por ejemplo, Shakespeare, sería [ Shakespeare | Sespir ]. De esta forma, nuestra voz leerá de manera parecida a como se pronunciaría en lengua inglesa.




El problema de las fechas: ¿interesan tanto?

Si ves que no aportan nada sustancial o tienes muchas fechas es mejor que pongas pocas o que las abrevies, es decir, si sabemos que un pintor nació el 12 de agosto de 1670 no hace falta que citemos día y mes, a no ser que naciera justo el día en que ocurrió algo muy importante y necesitemos destacarlo.
Lo mismo pasa cuando se nombra a una persona relevante y se pone Fulanito (1749-1789). Sólo interesa que vivió en el siglo XVIII.




El bombardeo de nombres propios

Lo mismo que con las fechas pasa cuando citamos muchos nombres con sus apellidos. Nos imaginamos que habrás leído algún libro que cita tantos personajes que al final te pierdes. Lo mismo pasa en una audioguía, el bombardeo de nombres no es bueno a la hora de ganar claridad.




El plano

Para que la audioguía se pueda seguir por parte de que cualquiera que se la descargue, es preciso adjuntar un plano de la zona donde se desarrolla la ruta. Existe una web de mapas completamente libres, es OpenStreetMap. Tiene una opción de Exportar en la que podemos obtener el plano que queramos ajustando la escala. Otras mapas no son completamente libres y no se pueden usar si pueden ser impresos como el caso del pdf de estas audioguías.

Si de lo que va a tratar es de una pintura u otra cosa que no sea un plano, existen algunas web con imágenes libres como pixabay.com

Si tienes problemas en conseguir el mapa o la imagen ponte en contacto con nosotros y te echaremos una mano con ello.




Audioguías de doblaje humano

También puedes grabar tus propios audios y subirlos a la web. Recuerda que el formato debe ser mp3, no debe superar los 5 Mb y es preferible en mono a 44100Hz.

Recomendamos un excelente programa libre para la grabación y edición de los audios, es Audacity.

Para que podamos hacer un índice con las palabras que se dicen en las grabaciones se necesita que escribas los textos de cada punto. De esta forma cualquiera que busque por un término que se diga en el audio podrá encontrar la audioguía.




Grabar tus propios audios

Lo mejor es que tengas un texto ya redactado y que lo vayas leyendo pensando en que se lo estás contando a alguien.

Tal vez sean obvias algunas de las cosas que vamos a enumerar aquí, pero tenlas en cuenta:

  1. Evita los ruidos de fondo (se escucharán aunque se mezcle con la música)
  2. Mantén la misma distancia al micrófono y si puedes ponle una esponja
  3. Enfatiza lo que creas más importante
  4. Baja el volumen de tu voz al final de los puntos y aparte
  5. Intenta evitar las muletillas ("Bueno...", "eeeehh...")

Los profesionales que ayudan a aquellos que quieren hablar en público (esto es bastante parecido porque te va a escuchar mucha gente) siempre insisten en que las pausas para tomar aire son esenciales, además intentar una buena vocalización.

Si te confundes y hay parte de lo grabado que te puede valer, existen editores de sonido gratuitos con los que puedes cortar lo que no te guste y continuar donde lo hayas dejado. Eso sí, intenta cortar en un punto, coma o punto y aparte.

Sin duda este es el modo de doblaje más complicado, pero es algo divertido que mucha gente va a poder disfrutar.




 
Copyright © AudioViator 2017 | ¿QUIÉNES SOMOS? | Términos y Condiciones de uso | Contenidos bajo licencia no comercial | Google+